El archivo idiota

Continuando con la investigación sobre la memoria:

escribí mi nombre en  diferentes buscadores de internet y aparecieron algunas cosas olvidadas. La mayoria mejor que queden así…

otras son interesantes para re-escucharse

Anuncios

Al final todo será espacio vacío

1.Hace un tiempo, revolviendo entre cajas en la casa de mis padres, encontré un cassette de canciones infantiles. Recuerdo haberlo escuchado obsesivamente de chico. Tanto que aún hoy puedo cantar la mayoría de las letras. Al darle play descubrí que el tiempo, y la cantidad de reproducciones, lo habían estropeado hasta lo irreconocible: emergían sonidos extraños, silencios, saltos súbitos, conformando una obra nueva.

2.Dicen que no recordamos sino el último recuerdo que tuvimos de algo. Esto hace posible las pequeñas omisiones, huecos y ficciones que van poblando nuestra memoria. Como si el acto de rememorar fuese también destruir un poco eso que queremos preservar. De la misma forma que escuchar un cassette o un disco de vinilo es agredir de a poco, e irreparablemente, al soporte mismo del que nos valemos.

3.La memoria es borradura, destrucción, silencio. Pero también la posibilidad de un espacio poético. Con las nuevas tecnologías recibimos -entre otras- la promesa de una memoria eterna e inalterable, ubicua, omnipresente. Todo puede registrarse y a continuación ser “olvidado” (aunque aquí no signifique lo mismo), porque confiamos en ese gran archivo que es la web y que son los millones de platillos metálicos y pedacitos de silicio repartidos por el mundo.

4.Me pregunto ¿que tan confiable es este soporte?¿no habrá una secreta traición?¿un proceso perverso de memoria implacable? Confío en mi disco duro, guardo en él cosas que no quiero olvidar. Pero me pregunto también si es posible un mundo en el que no hay olvido, borradura. Un mundo que en definitiva no tiene silencios en los cuales aparezca el acto fundante que supone la ausencia. Condenados a persistir en una vigilia idiota, como un Funes el memorioso asistido por computadora.

5.Al final me consuela la confianza de que nada puede durar mucho, ni nosotros como especie, ni los discos duros que persistirán enterrados un par de años, una vez que no haya más hombres. Al final habrá silencio, al final todo será espacio vacío.

(Córdoba, febrero 2017)

Kusanagi no Tsurugi

Kusanagi no Tsurugi: intervención sonora junto a Renata Bonamici para la obra visual de Guillermo Mena, presentada durante junio-julio de 2016 en el Museo Provincial Emilio Caraffa en la ciudad de Córdoba